Viernes de cuentos



Viernes de cuentos

La maestra Mercedes Salaberri de primer grado A del Instituto Obras, realiza junto a sus alumnos el proyecto “Viernes de cuentos”, una manera de terminar la semana con actividades diferentes y a su vez, aprenden a leer y a escribir.

La narración de cuentos desde edades tempranas no sólo es importante como motivación a la lectura sino como acción generadora de lazos afectivos.

El momento del cuento, en la escuela o en la familia, debe suponer un momento muy especial, un tiempo para compartir, para sentirse importantes y únicos, tanto el que lo cuenta como el que lo escucha. Un tiempo en el que el entorno real se confunde con el mundo fantástico del niño y se entrega por completo a él.

Los cuentos abren al niño un amplio abanico de posibilidades que, en su pequeña experiencia cotidiana, posiblemente no hubiera imaginado nunca por su variedad de temas, situaciones, ambiente y personajes.

A partir del cuento el niño conocerá la bondad de unos, la difícil vida de ciertas personas, los problemas y luchas por la existencia entre los hombres y entre los animales, los diferentes tipos de vida según ambientes y sociedades, y cómo se pueden ver las cosas a través de otros ojos.

En el mundo que se construye a través del cuento, el niño construye multitud de elementos fantásticos que adquieren vida propia, liberando el subconsciente de frustraciones, tensiones y miedos, estimulando la creatividad y encauzando positivamente estas emociones.

El proyecto “Viernes de cuento”sirve para que los chicos empiecen a conocer distintas lecturas y que de a poco comiencen a leer”, dijo Salaberri.

La idea que se plantea es muy interesante porque normalmente los viernes están cansados porque vienen de una semana cargada y de esta manera se relajan, disfrutan y no dejan de aprender.

“Los alumnos trajeron material sobre María Elena Walsh y a partir de eso, vemos fotos, vamos al Sum, vemos videos y, desde ya, contamos los cuentos. Todo está relacionado y es muy positivo porque desde el entretenimiento se trabaja la lectura y escritura”, manifestó. Salaberri.

En la estructura del cuento el niño contempla las estructuras de su propia imaginación, al tiempo que se fabrica otras nuevas, construyendo un instrumento indispensable para el conocimiento y dominio de la realidad.

De esta forma le sirve para involucrarse, conocerse y medirse.


Comments are closed.