Una charla rica con los alumnos del secundario



Una charla rica con los alumnos del secundario

Los alumnos del secundario del Instituto Obras tuvieron una charla llena de emoción con el ex combatiente de las Islas Malvinas, Mario Giraldez.

Mario Giraldez es uno de los 23 mil argentinos que fue a la guerra de Malvinas. El 13 de abril de 1982 embarcó hacia un destino incierto, dejando atrás gran parte de su vida “Cuando fui a las islas tenía 19 años y tuve el honor de cumplir los 20 allá”, contó Mario.

Giraldez solo se presentó y a partir de ahí hubo un sin fin de preguntas de parte de los alumnos que Mario con mucha claridad respondió las dudas e incertidumbres que tenían los chicos respecto al tema.

Por otro lado, cada historia o anécdota venía acompañado de recuerdos imborrables y con muchas cosas que pensar “En dos ocasiones tuve mucho miedo. Yo estuve 60 días combatiendo hasta que nos informaron que todo había terminado”, comentó.

Una de las cosas que compartió Mario con los alumnos fue la decisión que tomó antes de partir a la guerra: “Cuando supe que iba a Malvinas, se me dio la posibilidad de creer estar bien preparado para la guerra pero siempre estaba la posibilidad de no volver. Entonces, quería que mis afectos supieran cuánto los quería. Antes de partir a Malvinas, hice tres cartas. Una para mi madre, otra para la que era en su momento mi novia Mónica (actual mujer), y una tercera a mi hermano donde le explicaba que si sabía fehacientemente que yo había muerto, entregará las cartas. Él se asustó y entregó las cartas directamente”.

La guerra para Mario no terminó en Malvinas, continuó durante un largo tiempo en su cabeza “Los primeros seis meses no salí de mi casa. No hablaba, desde ya, tuve que hacer terapia y con la ayuda de mi familia, mi novia (ahora mi mujer), pude salir adelante aunque hay secuelas que no se van más”, afirmó.

Los alumnos no se perdieron ni una palabra que dijo Galindez, y en cada comentario levantaron la mano para seguir preguntando e indagando como fue ese mundo en Malvinas. “Yo no pude volver más a las Islas, si lo hizo mi mujer, Mónica, ella necesitó ver en persona las cosas que yo le conté y en los lugares que viví”, dijo.

Al final, con unas palabras de la directora, Paula Larrayoni, que emocionó aún más el momento, todos los alumnos presentes se pusieron en pie, lo aplaudieron y cada uno de ellos se acercaron a Mario a darle un abrazo y agradecerle lo que hizo por el patria.

“Prohibido olvidarlas, las Malvinas hoy y siempre serán Argentinas”


Comments are closed.